martes, 12 de diciembre de 2017

¿Castiga Dios?

¿Castiga Dios?






¿Tú confías en Dios? ¿Crees en Dios a ciegas? ¿Lo crees bondadoso? ¿Un reflejo de humildad?  ¿Consideras entonces que propicia castigos? En mi opinión muy personal, un ser que todo lo puede, y, que, por amor, terminó sacrificado en una cruz, no propicia castigo, cuando obramos de mala fe, nosotros mismos nos estamos condenando, somos responsables de lo que hacemos, actuar con maldad, tiene sus consecuencias, todo se regresa, lo que sembramos, cosechamos. Si hablamos del amor por Dios, y, lo profesamos, estamos seguros, que no propicia castigos, propicia amor, bondad, fe, confianza, guía, humildad, desprendimiento, dar sin esperar a recibir, no tiene resentimiento, envidia, maldad, entonces no esperes resultados positivos si obras de mal, todo lo bueno se regresa, todo lo malo también, es mejor medir tus actos, sin buscar un culpable aparente.


Es bueno asumir con responsabilidad nuestras acciones, cada una de ellas tiene consecuencias tarde o temprano, adoptar una buena conducta, ser mejor persona te hará feliz, dejar la rabia, el resentimiento, la envidia, la mala fe, la prepotencia, trabajar cada día por lo que se anhela, todos tenemos la capacidad e inteligencia para lograr cada meta u objetivo que nos planteemos. Así que empecemos a obrar de buena fe, con buena disposición y buena disposición, vamos a asumir nuestros errores y comencemos a trabajar en mejorar como personas, busquemos una mejor versión de nosotros mismos.



Feliz martes
                                                                           


Sandra De Quiroz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario