lunes, 14 de agosto de 2017

Aprendizaje

 Aprendizaje




A través de los años he aprendido a valorar todo y nada, cada día asumo ser mejor en todas mis acciones, como no serlo con tantos privilegios, es increíble a veces  tenemos tanto,  no lo vemos por andar perdidos en una búsqueda de la felicidad en el exterior, cuando esa felicidad está dentro de ti, es tu decisión ser o no ser feliz, creamos la necesidad de oír una opinión ajena para sentirnos bien, necesitamos la aprobación de alguien más para ser felices aparentemente, el dilema en cuestión recae cuando esa respuesta u opinión no es la esperada, simplemente está cargada de molestias e incomodidades por una parte externa, entonces entras en depresiones, frustraciones, desidia, en un mundo lúgubre creado solo por ti, dejas de ver quien realmente te valora y respeta, cada vez dejas más tu autoestima por el piso, en fin es un ciclo destructivo que solo te afecta a ti.

Por ello cabe perfectamente este dicho “Era feliz y no lo sabía” el dilema en si es cuando no hay retorno, no hay atrás, el que no valora lo que tiene a pedir se queda, por ello es bueno asumir buena disposición, actuar de buena fe con las personas que te han ayudado en el camino, no pienses que te van a esperar siempre, recuerda nadie tiene culpa de tus inconformidades con la vida,  menos de tus frustraciones, no esperes tener un buen día para cambiar tus acciones con los demás. Solo de ti depende tu felicidad, tú decides ser feliz o seguir sufriendo por el resto de tu vida.


Feliz día

Bendiciones.
                                                                                


Sandra De Quiroz



No hay comentarios.:

Publicar un comentario