sábado, 17 de octubre de 2015

Quiero tanto a mi Caracas…

 Quiero tanto a mi Caracas…



Mi Caracas, la recuerdo y la veo hermosa, sentir y verla de cerca no tiene precio, la lejanía de mi tierra, me aferra más a mi Venezuela, a mi Caracas, a mi gente, rostros enmarcados de tristeza por la situación que atraviesa en estos momentos mi país, aunque existe tensión, no pierden el optimismo, la fe y la esperanza, que los mantiene en pie de guerra, siento una gran admiración por el Venezolano luchador, que a pesar de las circunstancias, sigue saliendo adelante con felicidad.




Aunque mi Venezuela atraviesa una época bastante compleja, no podemos dejar de lado todo lo maravilloso que significa pisar tierra Venezolana, desde el aterrizaje en Maiquetía, hasta desplazarse hasta la ciudad, es majestuoso, percibiendo todo lo positivo que ella posee,  no centrarse en lo negativo, y, mantenerse en pie de guerra, luchando por un mejor porvenir, allí decae el secreto.

Cachapa con queso guayanés


Percibir la brisa caraqueña no tiene precio alguno, saborear cada plato típico de mi tierra enriquece mi paladar, una arepita con carne desmechada y caraotas no sabe igual en ninguna parte del mundo, esos ingredientes mágicos envuelven y enamoran, una cachapa es más deliciosa con queso guayanés, pasear por el pueblito del Hatillo, es maravilloso, percibir el olor de un sancocho a la leña, te transporta a épocas pasadas, un cafecito mañanero, típico cafecito con leche, no existe en ningún lugar en este mundo.

Arepa con carne desmechada


Mantener la fe, esperanza, optimismo, alegría y trabajo arduo por un mejor país, es allí la clave…


Feliz fin de semana….
No hay mal que dure cien años…..
Bendiciones….


No hay comentarios.:

Publicar un comentario